Multas proporcionales en Finlandia

Finlandia es uno de esos países nórdicos que se nos congela el cerebro solo de pensar en ellos. Pero no solo el frío destaca en en este país; las mejores bandas de metal, la compañía Nokia, uno de los idiomas más difíciles y la mejor educación del mundo es parte de esta gran nación. Una nación donde la igualdad de oportunidades parece ser parte de una cultura rica y guerrera.

Debe ser muy difícil vivir en un clima tan gélido y oscuro, pero el espíritu finés está lleno de luces. Sus luces vencen las sombras.

La reglas del camino son iguales pero diferentes.

Entre las particularidades finesas hay una ley bastante controvertida: Multas proporcionales.

Tráfico en Finlandia

Helsinki, capital de Finlandia, durante los días de verano. Foto cortesía de helsinkibusinesshub.fi

Las multas, a diferencia del resto del mundo, no son por tablas en base unidades tributarios, es decir, cantidades específicas de dinero. En Finlandia las multas están expresadas en porcentajes, porcentajes basados en el ingreso de cada ciudadano. Esto significa que por la misma infracción de tráfico, dos finlandeses pagarán diferentes cantidades de dinero.

Para los foráneos de Finlandia, la idea puede sonar bastante absurda, incluso injusta. Nada más alejado de la verdad. Las multas son sanciones que deben aleccionarnos e indemnizar a nuestro entorno que se ve afectado por nuestro mal comportamiento.  Una multa de 150 euros no es lo mismo para alguien que caga 1000 euros al mes que para uno que gana 3000, ¿No?

Em base a nuestros ingresos podemos cumplir con nuestros deberes. Es más justo.

En Finlandia las cajas son símbolos de igualdad

En el país nórdico, el estado manda una caja para los padres de infantes recién nacidos. Estas cajas contienen ropa, medicina, comida, juguetes, mantas y un pequeño colchón en el fondo de la caja, para que se pueda usar de cuna.

Esta iniciativa, con más de 100 años de tradición, se hace para que todos los bebés nazcan en igualdad de oportunidades, sin importar cual es el nivel económico de sus padres.